Ensayo realizado para obtener el título de grado de Licenciado en fotografía, acompañado del trabajo de investigación titulado "El fotógrafo minutero, actor anónimo en la democratización del retrato fotográfico".
Fue evaluado por un jurado conformado por Juan Travnik, Abel Alexander y Walter Cenci, aprobado con excelente calificación y convirtiéndome así en el primer egresado de la carrera.
recordare
confutatis
libera me
epílogo

Requiem aeternam

Escribo estas palabras desde la oscuridad. Afuera se desata una tormenta y aquí dentro comienza el final. Retumba en mis oídos el trueno que trata infructuosamente de impresionarme. He visto miles de relámpagos y escuchado sus truenos; al igual que este final, es uno más. No menos importante, pero no el más importante. La suave musicalidad del réquiem llega desde el otro lado del taller, las plegarias de los mortales implorando por la luz perpetua.
Tomo prestado el término Requiem de la música, y lo resignifico desde la fotografía. Así como la liturgia ruega por las almas de quienes ya no están, yo me sumerjo en el infinito recuerdo de quienes nos precedieron en este noble oficio que ya es parte de mi ser, para rendir testimonio desde mi mirada.

Recordare. Resuena en sus estrofas que son la causa de su camino, y que tantos trabajos no serán en vano. Asumí el rol de fotógrafo minutero tantas veces hizo falta hasta sentir que era parte de él. Jornada tras jornada mimetizándome con el paisaje de la plaza, soportando fríos y calores, jugando a ser. Era mi búsqueda, mi aprendizaje, mi camino. Y al hallarme, “no me pierdas ese día cuando...”

Confutatis. Luego del suspiro, la súplica. Ya no soy yo jugando a ser ellos. Ya soy yo siendo ellos, aceptando que mi modo y el de los ancestros no compiten, sino que se complementan. Aprendo y crezco. Soy yo reconociéndome desde mi propia mirada. Contemplo y me encuentro.  El miedo me envuelve y me escondo en la provocación. No reniego, estoy siendo auténtico por primera vez desde que comenzó esta búsqueda. Cuando llegue el juicio, cuida de mi hasta el final.

Libera me. Estoy hecho para temblar y temer cuando llegue la desolación.  Cuando la oscuridad se apodere del todo, yo sabré revelarme. Enfrentaré la latencia con existencia, y así poder brillar eternamente.

Escribo estas palabras desde mi oscuridad. Afuera ataca una tormenta, y aquí dentro se ilumina un final.

You may also like

Back to Top